La Calidad, sello de la oferta enoturística de la Ruta del Vino Ribera del Guadiana

14 febrero, 2013

El compromiso con la calidad y la apuesta por la difusión de la cultura del vino son las máximas que han unido a más de 60 establecimientos relacionados con el enoturismo en la Ruta del Vino Ribera del Guadiana. Un sello que engloba una oferta diversa de establecimientos, modernas instalaciones, hoteles y casas rurales con encanto, balnearios, restaurantes emblemáticos, bares de vinos singulares y todo un catálogo de actividades y propuestas para poner a prueba los sentidos. Una calidad compartida por sus vinos, sus productos gastronómicos y la atención al visitante.

Varios años de trabajo conjunto entre los agentes, buscando fórmulas colaborativas y de trabajo en red, formación, innovación en la creación de servicios enoturísticos, adaptación de la oferta a los estándares de calidad fijados por el Manual de Producto de la Asociación de Ciudades del Vino de España (ACEVIN) y la implantación del Modelo de Aproximación a la Calidad Turística, han fructificado en la Ruta del Vino Ribera del Guadiana. Converge también el reconocimiento creciente de unos vinos de calidad, elaborados en la zona desde tiempos prerromanos y que han experimentado una gran evolución en su sistema productivo a raíz de la creación de la Denominación de Origen Ribera del Guadiana, la cual vienen avalando estos vinos desde hace dos décadas.

La calidad no sólo se ha trasladado al vino como producto sino también a la propuesta enoturística de cada una de las bodegas, creando una consolidada red que se abre al visitante, el cual podrá descubrir en algunas de ellas auténticos museos, así como alojamientos, restaurantes, espacios para la realización de reuniones de empresa y exposición de productos, catas y otras actividades relacionadas con el mundo del vino. La propuesta se completa con secaderos de jamones, almazaras de aceite, queserías, que también proponen visitas guiadas para conocer el proceso de elaboración de estos productos.

La gastronomía, inseparable compañera del disfrute de los vinos,  es el otro gran atractivo de la Ruta en los que la calidad marca la diferencia. Productos gastronómicos con Denominación de Origen como el Jamón Ibérico Dehesa de Extremadura, Torta de la Serena, la Ternera y el Cordero de Extremadura se unen al aceite, el ajo, los espárragos trigueros, la caza y todos los alimentos derivados del cerdo ibérico para hacer las delicias de cualquier visitante. Las numerosas fiestas relacionadas directamente con el vino y la gastronomía como las Candelas en Almendralejo y la Fiestas de Vendimia en Villafranca de los Barros, declaradas de interés turístico regional, son otros de sus grandes atractivos

Junto a las bodegas, una amplia diversidad de establecimientos turísticos con instalaciones modernas y adaptadas al turista dan vida a la Ruta, con una variada y sorprendente oferta de alojamientos, restaurantes emblemáticos, bares de vinos singulares, vinaterías, empresas de actividades, paradores, balnearios y así hasta más de 60 propuestas que son consecuencia de la historia y la tradición extremeña, pero también de la decidida apuesta por la constitución de un producto de calidad, la formación y el compromiso de todos los actores, públicos y privados, implicados en el proyecto de la Ruta del Vino Ribera del Guadiana.