LA RUTA DEL VINO RIBERA DEL GUADIANA INCREMENTA SUS VISITANTES UN 16,45%

26 Abril, 2017

Un total de 44.898 viajeros escogieron sus propuestas en 2016, 6.345 más que en 2015, según el Informe de Visitantes de la Asociación Rutas del Vino de España

La Ruta del Vino Ribera del Guadiana es una de las propuestas que se consolidan dentro del ámbito del enoturismo en España en 2016, con un 16,45 % de incremento en su número de visitantes respecto a 2015, según los datos facilitados por la Asociación de Ciudades del Vino de España (ACEVIN). La Ruta fue escogida por un total de 44.898 turistas, 6.345 más que el pasado año, que visitaron las diferentes bodegas y museos del vino incluidas en la Ruta.   

El enoturismo continúa su tendencia al alza, siendo una de las alternativas que más crece entre las diferentes opciones de turismo temático en el país. Prueba de ello son los buenos datos registrados en el pasado ejercicio respecto al conjunto de las Rutas del Vino de España que cifra en 2.714.409 los visitantes, con un incremento de 471.469 visitantes frente a 2015, lo que representa un crecimiento del 21,02%. El impacto económico de las visitas enoturísticas asciende a 54 millones de euros, con un crecimiento del 11% respecto al ejercicio anterior.

Según el informe anual de la Asociación de Ciudades del Vino de España (ACEVIN), que analiza las cifras de visitantes a las bodegas y museos del vino asociados a 24 de las 27 rutas que actualmente integran el Club de Producto, la Ruta del Vino Ribera del Guadiana registró un total de 44.898 visitantes frente a los 38.553 del año anterior, lo que se traduce en un incremento del 16,45%.

En palabras del Concejal de Turismo de Ayuntamiento de Almendralejo, Carlos Jariego, que hoy ha hecho públicos estos datos, “la apuesta por la promoción de la Ruta y sus atractivos se ve reflejada en estos datos, que muestran fielmente el apoyo que desde las instituciones -Diputación de Badajoz y Diputación de Cáceres- se continúa haciendo por el enoturismo y todos los elementos que lo componen”.

El análisis, que incluye las visitas a 18 bodegas y 2 museos adheridos a la Ruta del Vino Ribera del Guadiana, señala a los meses de primavera como los más proclives al turismo del vino, siendo abril y mayo los más demandados en la Ruta del Vino Ribera del Guadiana, motivados principalmente por la celebración de la Primavera Enogastronómica, cuyas actividades celebradas en todos los pueblos que integran la ruta concentran un gran flujo de visitas.

Por otro lado, el periodo de vendimia en los meses de septiembre y octubre supone otro pico elevado en cuanto a visitantes que acuden a la zona. En el extremo opuesto se ubican los meses de enero y febrero, los que registran una menor afluencia de visitas.

En palabras de Jariego, “estamos muy satisfechos con los datos que, si bien dejan mucho margen de crecimiento, reafirman la apuesta que se está haciendo tanto desde el ámbito público como el privado por el enoturismo como factor complementario a la actividad vitivinícola”. Además, añade, “cabe señalar la contribución del enoturismo a la desestacionalización del turismo en Extremadura, generando flujos de viajeros en meses como septiembre y octubre que no son típicos en cuanto a recepción de visitantes”.  

Actualmente la Ruta del Vino Ribera del Guadiana, principal referencia del enoturismo en Extremadura, se encuentra inmersa en la celebración de la Primavera Enogastronómica, que este año celebra su quinta edición, y que se extenderá hasta el próximo 25 de junio, con multitud de propuestas que conjugan el enoturismo con el resto de propuestas y atractivos culturales, gastronómicos, naturales y patrimoniales del territorio.